FIESTA MATANZA DEL CERDO – BORREDÀ 16/2/2014


El próximo domingo, día 16 de febrero, tercer domingo de febrero ,tendrá lugar, la 42a, edición de la fiesta de la Matanza del cerdo. Una fiesta que ha convertido en tradición, gracias a la continuidad de los que la iniciaron.
de hecho, la fiesta comenzó , con una apuesta entre un grupo de Berga y algunos de Borredà, dedicados al engorde de cerdos. Un propuso matar un cerdo, y comerlo en la Plaza Mayor. Un daba el cerdo, otro ponía el pan, un tercer el vi, y el desayuno estaba servido.
De aquella primera edición salió una segunda, después una tercera, y así estamos 42 años después. Hace años que los iniciadores no son los promotores o mantenedores de la fiesta, algunos por la edad, otros porque nos han dejado.
Esta es una fiesta que no ha variado mucho desde sus inicios, sino es para dar cumplimiento a la Ley de Protección de los animales, que no permite matar el cerdo en la Plaza Mayor como se hacía durante los primeros años.
Así, pues, el porc es mata el dia anterior, y se lleva a la Plaza Mayor en dos canales. allí, se troceando, y cocinando en varias barbacoas con carbón de encina. En el punto de las 10 de la mañana, se empieza a repartir la carne, junto con rebanadas de pan que la gente puede tostar en 3 fuegos que hay en la Plaza. Unos cuantos porrones van dando vueltas para hacer bajar mejor el desayuno.
El cartílago, pesa 90 kilos es obsequio de la empresa Catalana de piensos, i el pa, bebidas y otros ingredientes son pagados por el ayuntamiento. Debido al considerable número de personas que vienen al pueblo, ha motivado en los últimos años, la compra d’uns 80 kilos más de productos del cerdo: salchichas y tocino, que se añaden a 90 kilos del cerdo.
Esta es una fiesta familiar, que no pretende competir con ninguna otra de ningún otro pueblo, y de ahí que no se haga especial publicidad. Nunca se ha querido facilitar la venida de autocares para no masificar la fiesta. con todo, entre la gente del pueblo, los de segunda residencia, y vecinos y forasteros que conocen la fiesta, no bajamos de las 400 la 500 personas.
Si el tiempo acompaña, es una fiesta para disfrutar del desayuno, aprovechar para charlar y ver compañeros y amigos, visitar el pueblo y quedarse a comer en alguno de los restaurantes. Aparte de comprar algunos de los productos artesanales que ofrecen las tiendas y comercios.