El Querol Vell por dentro

 

Un rincón de la sala del primer piso